Visión Acuícola

Con una degustación del producto, se desarrolló en el Universidad Austral de Chile sede Puerto Montt el tercer taller del pulpo rojo patagónico (Enteroctopus megalocyathus), organizado por la casa de estudios y el núcleo de investigación Inlarvi del Instituto de Acuicultura de la UACh.

La iniciativa, realizada en el marco de un proyecto Conicyt, analizó las oportunidades del cultivo de pulpo para la pesca artesanal. Para ello, contó con la participación de expertos en el tema.

Los profesionales de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) Martina Delgado y Daniel Segura analizaron las oportunidades de la acuicultura de pequeña escala, especialmente en las áreas de manejo administradas por pescadores y dejaron claro que el cultivo del pulpo tiene mucho sentido para ser realizado a corto plazo en las caletas de pescadores artesanales de la región.

Por otra parte, los académicos y doctores de la UACh Carlos Molinet y Iker Uriarte mostraron los últimos resultados en el estado de la pesquería y en el cultivo del pulpo. Uriarte explicó que con 26 meses de cultivo se logra se logra el ciclo completo de vida de la especie.

“Nuestra investigación demuestra que en engorda desde los 50 gramos hasta los 2 kilos se requieren 14,5 meses, mientras que desde los 500 gramos hasta los 2 kilos se requieren 3,5 meses”, afirmó el investigador. Experiencia que, espera, pueda ser transferida a las organizaciones de pescadores.

oportunidades

Otra ponencia fue la de la periodista Meyling Tang, socia del restaurant Tres Peces de Valparaíso, quien destacó el éxito que ha tenido su propuesta gastronómica de unir la pesca responsable con el precio justo y pagado directamente y al día a los pescadores artesanales y acuicultores de pequeña escala a través de la implementación de un restaurante que se abastece cien por ciento de pescados y mariscos.

Por otro lado, la conferencista Doris Soto, investigadora del Centro Incar y de la Red Inlarvi, propuso que la pesca basada en cultivo es el camino más relevante para sostener las poblaciones naturales de recursos pesqueros bentónicos.

Además, mencionó que el repoblamiento de peces, pulpos y erizos permite contar con alternativas durante los eventos de marea roja.

Simón Díaz, pescador y representante de Calbuco en el Comité del Plan de Manejo del Pulpo, recordó la complicada situación que vive la pesca artesanal con respecto a la disminución de las poblaciones del pulpo rojo patagónico y el aumento significativo de las poblaciones del lobo marino.

Por ello el poder contar con cultivos de diferentes especies, como es el caso del pulpo, podría ser una alternativa real para la pesca artesanal.

“Yo veo que en unos años más podríamos tener una jaula con unos 200 pulpos de cultivo y nosotros mismos alimentarlos con las jaibas que capturamos. Es un sueño, pero veo que puede ser una realidad”, sostuvo Díaz.

“Yo veo que en unos años más podríamos tener una jaula con unos 200 pulpos de cultivo”.

Simón Díaz,, representante del Comité del, Plan de Manejo del Pulpo.”